ALBERTO MORAVIA, CONOCIDO ESCRITOR ITALIANO, NOS CUENTA LA SIGUIENTE EXPERIENCIA PARA QUE ANALICEMOS Y CONCLUYAMOS, QUIÉNES SON EN REALIDAD NUESTROS BUENOS AMIGOS. RELATA MORAVIA: "DECIMOS QUE LOS AMIGOS SE CONOCEN EN LOS MOMENTOS DIFÍCILES, CUANDO TENEMOS NECESIDAD DE ELLOS..., Y QUE LA AMISTAD NO SE JUZGA POR EL DINERO. DECIMOS QUE UN AMIGO QUE ES UN AMIGO SE VE EN LAS DIFICULTADES, CUANDO EL AMIGO TIENE MUCHO QUE PERDER Y NADA QUE GANAR..., PUEDE SER. PERO YO PIENSO QUE SI NO ES UN AMIGO SINCERO, NO SENTIRÍA PLACER POR AYUDAR, SINO POR ESTAR EN UNA SITUACIÓN DE SUPERIORIDAD ANTE LA DESGRACIA DEL OTRO.
POR ESO CREO QUE LOS AMIGOS VERDADEROS SE CONOCEN EN LA FORTUNA..., CUANDO LAS COSAS TE VAN BIEN, AUNQUE ELLOS SE QUEDEN ATRÁS. ENTONCES LO VES CLARO, SI ES UN BUEN AMIGO SE ALEGRA DE TU BUENA FORTUNA, SIN RESERVA, COMO SE ALEGRARÍA TU MAMÁ, O TU MUJER. PERO SI NO ES UN AMIGO, LA ENVIDIA LO ROE Y TARDE O TEMPRANO LA DEJA VER.
CUÁNDO EMPEZARON A MARCHAR MIS COSAS? PUEDO DECIRLO CON PRECISIÓN: DESDE EL MOMENTO EN QUE MI SUEGRO SE DECIDIÓ A AYUDARME Y ME FACILITÓ DINERO PARA ABRIR MI NEGOCIO. EL MISMO INSTANTE EN QUE ARTURO, A QUIEN CREÍA MI AMIGO, ADQUIRIÓ, AL MENOS CUANDO ESTÁBAMOS JUNTOS, UN RICTUS DE AMARGURA EN EL ROSTRO, UNA SONRISA FORZADA Y UNA VOZ POCO NATURAL. DESDE EL MISMO DÍA QUE LE DIJE: "ARTURO TENGO UNA SORPRESA...", "CUÁL?", ME RESPONDIÓ SONRIENDO MUY CONTENTO; "BUENO, SI TE DIGO DE QUÉ SE TRATA, YA NO SERÍA UNA SORPRESA..., VEN CONMIGO Y LO SABRÁS".
LO LLEVÉ ENTONCES, HASTA MI NEGOCIO Y SE LO MOSTRÉ MUY ENTUSIASMADO. NO ESTABA AÚN INAUGURADO, PERO TENÍA YA EL AVISO CON MI NOMBRE ARRIBA DE LA PUERTA. "QUÉ OPINAS?", PREGUNTÉ MUY ORGULLOSO,
"AH, ÉSTA ERA LA SORPRESA...?", DIJO MUY DESILUSIONADO, Y CON LOS DIENTES APRETADOS. NI UNA SOLA PALABRA DE ÁNIMO, NI UN SOLO: "ME ALEGRO".
ESE DÍA LE DÍ LA RAZÓN A MI MUJER, QUE DESDE HACÍA TIEMPO ME REPETÍA (LAS MUJERES SON MÁS INTUITIVAS),
"ARTURO UN AMICO?, SE VÉ QUE NO CONOCES QUIÉNES SON LOS BUENOS AMIGOS..., ESE, QUERIDO, NO ES TU AMIGO".
(ADAPTADO DEL RELATO DE ALBERTO MORAVIA)

QUERIDOS AMIGOS DE LA COCTELERA: BIENVENIDOS SUS COMENTARIOS. UN FUERTE ABRAZO.